Exposición de Fotografía Creativa Sonora

DSC_0009

La tarde comienza a caer y afuera de la galería Arteche se encuentra gente esperando afuera a unos minutos que comience la inauguración de la exposición de los finalistas del Concurso Estatal de Fotografía Creativa Sonora 2012.

Ver una exposición de foto resulta atractivo y más cuándo vas a conocer cuáles son las tendencias temáticas o formales de la fotografía artística. Al igual que una bienal de artes plásticas, este evento es una manera de saber cuál es el termómetro de la fotográfia contemporánea de Sonora.

En la sala grande y bien iluminada, inicia el protocolo de apertura de la exposición: ahí en presencia de autoridades institucionales se inaugura el evento. Artistas de la localidad, la prensa, aficionados al arte –o no tanto- presentes para conocer o saber qué se hace en cuanto a foto artística ¿y qué es de esperarse? Que la gente tome fotos. Varias personas traen sus respectivas Canon y Nikon profesionales, tomando indiscriminadamente a toda obra que se le cruzara frente al lente.

En dos salas se encontraba instalada las obras de los trece finalistas –me comentaban que la selección se hizo de veintiséis obras que entraron en concurso- y lo que se puede observar es que a grandes rasgos la temática es variada: desde el registro netamente folclórico pasando por la problemática social; también el tema de la expansión urbana indiscriminada y el porta retrato intimista.

Pero lo que encuentro es casi lógico en una exposición de foto sonorense: el paraje desértico aparece cómo la constante en la exposición.

Observo la obra de “CONAGUA” de Alfredo Karam, que de paso fue uno de los dos premios de adquisición, con la obra de Edith Cota y de Alonso Castillo, el paraje desértico y la austeridad formal sale como la constante en esta exposición. El paisaje en blanco y negro del escenario austero y áspero de “CONAGUA” que, como indica su nombre se encuentra en la presa seca de la entrada de Hermosillo y en el paisaje de color casi minimalista de Alan Gradilla lo localizo en el camino que conecta Empalme con Guaymas.

¿Cómo se puede apreciar el arte si tienes el estómago vacío? Acuerdo con Marx al decir que lo material se encuentra sobre las ideas. Al comenzar a rotar los refrigerios por las dos salas observo “Outcasts” la otra obra con premio de adquisición y es particular la manera que está montada: cuatro fotos de portarretratos con audífonos en donde escuchas la voz testimonial de los retratados.

Enseguida observo un conjunto de fotos en tamaño pequeño de distintos paisajes suburbanos al parecer estadounidenses. Algo me recuerda los escenarios suburbanos a los parajes desolados de Edward Hooper, no sé por qué pero me despierta esa sensación esas fotos. Luego me brinco a la sala dos y el nivel se mantiene como la otra sala. Veo las fotos que tuvo mención honorifica aparte de la obra de Edith Cota, “la nueva Tenochtitlán” de Oscar Monroy veo al modelo con una investidura prehispánica con el paisaje desértico como telón de fondo. Luego observo un par de fotos de gran tamaño que de lejos parece obra abstracta pero al acercarte ves una serie de fondos de botellas de cristal vacías, eso es todo. Y al lado se encuentra la obra de “en peligro de expansión” de Karina Urias, y es una serie que documenta el crecimiento indiscriminado de fraccionamientos.

Preguntando al público sobre qué opinan de la exposición en general, encontré en mi encuesta personal que dividió opiniones: algunos les entusiasmaba en general pero cuestionaban ciertas obras por ser demasiado “secas” o “sin mucha técnica” que desacuerdo ya que no necesariamente el virtuosismo técnico es la vara que se mide ciertas obras fotográficas.

Cómo había mencionado anteriormente, este tipo de eventos es un termómetro del quehacer de las artes visuales en Sonora. En general, la sensación que deja la exposición es cierto eclecticismo con notoriedad del tema del desierto. También el desierto se encuentra presente en la estética algunas de las obras fotográficas que se presentan. Lo austero, la desolación, la pobreza, lo folclórico, lo urbano, lo rural, lo íntimo y lo confesional son las formas y temáticas que muestran que la actividad de la fotografía artística en Sonora tiene propuesta.

Be first to comment