Cine | Eliseo Subiela: El poeta del celuloide

Eliseo Subiela - David Cano - Venimos del desierto

Eliseo Subiela fue un director de cine y guionista argentino. Es reconocido por sus películas La conquista del paraíso, Últimas imágenes del naufragio, Hombre mirando al sudeste y El lado oscuro del corazón, entre otras. Por cierto, estas dos últimas son consideradas obras maestras de la cinematografía argentina y por las que ha recibido mayor reconocimiento y varios premios. Comenzó a filmar a los 17 años, cuando realizó su primer cortometraje, titulado Un largo silencio (1963). También trabajó como creativo para la empresa Lowe. Ya en 1968 ingresa como director creativo en la agencia de publicidad Radiux, donde realizó sus primeros films publicitarios. Muchas cosas más se podrían decir de este mago del cine, pero dejemos que nuestro colaborador David Cano aparezca en escena y nos cuente un poco más de una de las últimas entrevistas de este ser atemporal.

♦ 

¿Encontraríamos a Eliseo Subiela? Bastaría con caminar por debajo de la Cruz del Sur, donde “la mano de Dios” acabó con el sueño de Inglaterra, donde los laberintos son borgeanos o no existen y el  satélite natural es el Luna Park o no es, bastaría eso y algo más para encontrarse con la figura del poeta de la linterna mágica. Es patafísico ver que un encuentro casual es lo menos casual, al menos eso dice el gigante de los ojos tristes. Pero no fue así, este cineasta argentino estuvo en México por motivo de un documental donde él fue el personaje, Subiela, “El Mago”, de la realizadora Jimena Colunga Gascón, además presentó su nueva producción Paisajes devorados. Así fue cómo el destino nos ubicó en unas mismas coordenadas espacio-tiempo.

No conozco amante de la poesía que no sienta fascinación por El lado oscuro del corazón. Es imposible no sentir algo parecido a múltiples mariposas en brama dentro del pecho después de ver ese filme. Pero, ¿cuál es la semilla de dónde germina esta película? Subiela nos da muchas guías sobre su obra clave.

volar-hacer-el-amor

—El arranque fue por un lado Oliverio Girondo, poeta argentino y por otro alguna anécdota personal vivida por mí en Montevideo, en los años de la dictadura. En esos días yo hacía cine publicitario, yo iba a Uruguay a hacer comerciales y en un cabaret conocí a una chica parecida a Ana, el personaje de la película, y luego se juntó con Girondo, con Mario Benedetti y ahí se fue armando la trama. – dice un Eliseo aludiendo al recuerdo.

Además de ser un tributo a la poesía latinoamericana, se le hace un homenaje en vida a un gran poeta, Benedetti. ¿Cómo es que el poeta Uruguayo aparece de la nada en un cabaret recitándole en alemán a una chica? Un emotivo Subiela nos comenta cómo sucedió:

—Cometió el error de decirme que él había estudiado en un colegio Alemán y que de vez en cuando daba recitales de poesía en ese idioma en la mismísima Alemania,  y ahí se me ocurrió… Le dije: ¿si te propongo un papel así en alguna película? Y él contó después que le pareció tan delirante que  aceptó. Para mí es una de las partes de la película que más me emociona. De todo lo que he filmado en mi carrera es una de las escenas que recuerdo con más emoción y orgullo. Me conmueve mucho cada vez que lo veo a Mario, obviamente… vestido de marino recitando en alemán.

Charlando con Subiela descubrí que la parte dos del lado oscuro de corazón, fue llevada a cabo por propuesta de un productor, aunque tenía en mente seguir con la historia. El soundtrack de la película es muy singular y su elección fue un gusto muy personal de Subiela:

—La elección fue incluir la música que a mí me gustaba, lo que se me ocurría que tenía que sonar en esos decorados, y en esas escenas y toda la película un poco, es un bolero. Y lo bueno,  es que son temas que a mí me gustaban y coincide con que le gusta a la mayoría de la gente.

Es notorio que el cine de Subiela está nutrido más que nada de poesía latinoamericana, por tal motivo, no sería descabellado creer que Subiela nos sorprendiera con un poemario. Cuando le preguntamos al respecto, entre risas nos compartió esto:

—¿Poesía escrita? no, no…. Por ahora cine; he escrito algunas cosas pero todavía no me atrevo a publicar nada.

Me tomé la libertad de romper el hechizo del lado obscuro del corazón y saber en lo personal cuál era su creación favorita:

—No… no sé, quizá creo que mi mejor película es Últimas imágenes del naufragio, lo cual no quiere decir que es la que más quiera o que sea la única, pero sospecho objetivamente que quizá sea la mejor, pero ya ves, no es la más conocida. Y obviamente le agradezco mucho al lado obscuro que me hizo una alfombra mágica, que aún hoy me permite conectarme con muchas generaciones.

—¿Qué te gusta de México?

—En principio la cultura, la importancia que tiene en América Latina, en la historia, en los brazos abiertos que ha tenido siempre para los perseguidos en todo el mundo. Es un país con una personalidad muy fuerte, muy clara, muy contradictoria, todo eso me gusta. Es muy intenso, si tuviera que usar una palabra para definir a México, diría que es un país muy intenso. No tengo ni la más remota esperanza de llegar a conocerlo en su totalidad, ni geográficamente, ni culturalmente, porque es muy rico y muy diverso. Es uno de esos lugares donde uno siente que viene a cargar las pilas, las baterías culturales y de ganas y de cosas.

Este encuentro con Eliseo toca nada más las superficie del personaje, pero si quieres conocer la magia de este poeta del celuloide y su libro de hechizos de luz, es necesario ver el documental Subiela, “El Mago”, donde descubrirás a un Subiela más allá de Subiela.

Si deseas ver o volver a ver algunas de sus películas o fragmentos de ellas te dejamos los enlaces.

Hombre mirando al sudeste:

Últimas imágenes del naufragio (fragmento):

El lado oscuro del corazón:


Por: David Cano

Poeta

Supersiquiatra

Metahumano

Be first to comment