Cine | La caja vacía | Claudia Sainte-Luce

La caja vacía - Claudia Sainte-Luce - Venimos del Desierto

El cine mexicano ha visto su resurgir en estos últimos años con numerosas producciones, algunas memorables y otras, lamentablemente la mayoría, penosas y olvidables. Pero entre las representantes de ese cine memorable esta Claudia Sainte-Luce, que, con tan solo dos largometrajes, ha dado a entender que su cine es firme y con una temática planteada, tratando de dejar algo más allá que sólo un rato de entretenimiento.

En este segundo filme escrito, dirigido y actuado por la veracruzana, nos muestra una historia con tintes autobiográficos, como lo haría en Los insólitos peces gato, pero esta vez con una atmósfera menos colorida, en la que nos deja ver el reencuentro, debido a una enfermedad, entre una hija, interpretada por Sainte-Luce, y su padre, un haitiano que se ha pasado su vida viajando de un lado a otro sin poderse encontrar en ninguno de los lugares en los que ha estado.

Para Jazmín (Sainte-Luce), Toussaint, personificado de manera excepcional por Jimmy Jean-Louis, es más un extraño que un padre; hace años que no sabe nada de él, hasta una noche en la que le hacen una llamada diciendo que ha sufrido un accidente en el trabajo, enterándose después que fue a causa de una enfermedad. Esta enfermedad será el parteaguas de una historia introspectiva y de conocer a su padre. Sainte-Luce nos deja en claro que no en todos los filmes sobre enfermedad se habla solamente de la degradación del ser, sino que, en ocasiones, hace que las personas se unan y se lleguen a conocer, aunque también busca explorar ese vacío que permanece después de que un cuerpo va quedándose sin recuerdos y donde solo queda un ente que ya no nos dice nada.

En una de las escenas, un personaje hace referencia a una película en el que está trabajando, una especie de mezcla entre Von Trier y Buñuel, de los cuales se puede encontrar un paralelismo con el presente filme; a momentos sumamente real, nos muestra la vida de Jazmín, como son sus andadas por la ciudad, llena de confusión, buscando respuestas en aventuras sexuales y relaciones que no llenan su vacío, y la crudeza de la enfermedad de su padre, pero también, durante los desvaríos del padre debido a la demencia vascular que lo consume, vemos momentos de surrealismo, en los cuales conocemos su pasado en Haití y otros lugares en los que ha estado.

La fotografía a cargo de Maria Secco (La Jaula de oro y Club Sándwich, entre otras) es excelente, dándonos ambientes lóbregos, una ciudad sórdida, habitaciones frías y extrañas, indiferentes, llena de claroscuros, como la vida de los personajes.

Con todo esto, la caja vacía es un filme difícil pero muy completo, un retrato duro y real sobre la vida y los recuerdos que nos forman, que nos vuelven paranoicos, como a Toussaint, sobre lo que ha de llegar o nos persigue, ¿Es quizás la muerte? ¿O el olvido?

LA CAJA VACÍA (TRÁILER) – UNA PELÍCULA DE CLAUDIA SAINTE-LUCE from JAQUECA FILMS on Vimeo.


Por: Pedro Manuel Burgos Quintero

Ing. en Diseño Industrial, amante del cine y artista plástico.

 

 

Supersiquiatra

Metahumano

Be first to comment