El Arte como terapia

El Arte como terapia - Venimos del desierto

Desde hace tiempo se han comenzado a utilizar las diferentes áreas del arte como terapia alternativa, las cuales se han convertido en herramientas para la manifestación de emociones, pensamientos y sentimientos por medio de la catarsis individual. La arteterapia, danzaterapia y musicoterapia son algunas terapias que buscan la conexión mente, cuerpo y alma para la curación, conocimiento y autoconocimiento. La creación, la percepción de nosotros mismos, el movimiento, etc., nos hacen darnos cuenta de lo que somos, hacemos y creemos; todo aquello que nos conforma lo hacemos visible y de esta manera puede ser más sencilla la autoconsciencia y, de ser posible, la sanación. Todo surge de la necesidad de expresar y de decir, sin hablar, todo lo que nos duele, sin juzgar ni prohibir, sólo liberar.

El arte como terapia no es como la terapia tradicional: decir lo que sientes y piensas frente a un sujeto que te interpreta y analiza. El tipo de terapia que se maneja con el arte es “humanista”, el cual no se basa en la interpretación del terapeuta sino en la propia interpretación del artista (qué significa para ti, por qué hacerlo de esa manera, cómo te sientes al hacer eso). Esta terapia no da un diagnóstico, no utiliza recetas clínicas, ni da consejos; esta terapia trata de que el paciente se dé cuenta por él mismo de lo que sucede, el porqué de las cosas y el cómo solucionarlo a través de la creación y experimentación de sus emociones. Dentro de esta terapia se le hace saber al paciente que no se necesita saber bailar, dibujar, cantar o moldear, todo lo que sea creado por su cuerpo, por sus manos y por su mente está bien; no se juzga,  no se corrige, todo es auténtico y todos somos artistas.

La terapia es para cualquiera, personas enfermas, con alguna discapacidad, trastornos, problemas o simplemente para aquellas que buscan algo nuevo, un cobrar conciencia de lo que son y hacen. Existen ciertas actividades en la terapia que, aunque puedan ser dirigidas a una población en específico, cabe la posibilidad de ser interpretadas de mil maneras ya que son muchísimas las formas de pensar y de vivir de cada persona, y dependiendo de cada una se puede enfocar a diversas situaciones o sentimientos, por ello puede embonar y adecuarse a cualquier persona.

Otro beneficio que conlleva el vivir el arte como terapia es que nos ayuda a ser más creativos; no sólo en la cuestión de realizar figuras, utilizar colores o hacer movimientos de cierto modo, sino en la forma en que afrontamos las situaciones o problemas. Es por eso que se puede convertir en un hábito mientras experimentamos la terapia. Al finalizar se mantiene un sentimiento de paz y aprendizaje que se puede llevar al día a día; reconocer lo que hiere o molesta y definir lo que se siente al expresarlo o plasmarlo, para luego llevarlo a una situación real.

Como alternativa a las demás, las terapias antes mencionadas relacionadas con el arte son un buen pretexto para experimentar, para atrevernos a sorprendernos a nosotros mismos y ¿por qué no?, descubrir que quizá en nosotros vivía un artista y no lo sabíamos.

Arterapia - Venimos del desierto 14

Arterapia – Venimos del desierto 1

Arterapia - Venimos del desierto 13

Arterapia – Venimos del desierto 2

Arterapia - Venimos del desierto 12

Arterapia – Venimos del desierto 3

Arterapia - Venimos del desierto 11

Arterapia – Venimos del desierto 4

Arterapia - Venimos del desierto 10

Arterapia – Venimos del desierto 5

Arterapia - Venimos del desierto 09

Arterapia – Venimos del desierto 6

Arterapia - Venimos del desierto 08

Arterapia – Venimos del desierto 7

Arterapia - Venimos del desierto 07

Arterapia – Venimos del desierto 8

Arterapia - Venimos del desierto 06

Arterapia – Venimos del desierto 9

Arterapia - Venimos del desierto 05

Arterapia – Venimos del desierto 10

Arterapia - Venimos del desierto 04

Arterapia – Venimos del desierto 11

Arterapia - Venimos del desierto 03

Arterapia – Venimos del desierto 12

Arterapia - Venimos del desierto 02

Arterapia – Venimos del desierto 13

.


 

Por: Saraí Castro Cota
Estudiante de Educación Especial y de Música.

 

 

 

Supersiquiatra

Metahumano

1 Comment

  • Responder noviembre 11, 2015

    Jose Angel Zazueta

    Me acuerdo cuando ésta pagina solia ser interesante. Ahora parecen puros cuentos de superación personal.

Leave a Reply