No-Vase

 

Centrífuga carne que palpa el sondeo

claro del rumor oscuro

en que tus ojos se posaron

en el loto diáfano de lo posible

y lo nocturno.

 

La mano extendida

los dedos inciertos

la palabra que asesina con suavidad

y presagio.

 

El  destino es libertad oculta,

como el onírico beso que al no ser dado

dispersa la causalidad

abrupta.

 

Fonema vacío, desbordado de significante,

cargado de mirada.

Textura incauta que señala el serpenteo

de una tos que regresa

porque no se fue.

 

Huida, donde el túnel largo se acorta

en la distancia sufrida.

Huida, donde la estela adivina el analema

de los huesos, de las piedras:

martillo, tronco, hierro desecho, voluntad caída.

 

El destino es libertad oculta, como el adiós que

saluda y como el saludo que despide

los fragmentos, las voces, la boca fractal

que repite la hora en que tu cuerpo

se va.

Be first to comment