Entrevista a Carlos Mal -La República del Mal

Nacido en Hermosillo, Sonora, Carlos Mal es doctor en Literatura, dibujante de cómics, profesor, periodista gonzo y escritor de literatura crónicamente inédita. Fundó en 1998 el Club Chufa, un movimiento de vanguardia artificial dedicado a luchar contra los regionalismos con el fin de instaurar un nuevo clasicismo cosmopolita. Dirigió y editó el legendario fanzine TheClubChufaZine de 1999 a 2004. Publicó la noveleta Un verano con Antonio Alatorre y el libro de cómics Juan Escutia, el cómic. Colaboró con la sección cultural del periódico sonorense El Imparcial de 2004 a 2008 con la columna quincenal “Pira Pagana”. Residió en París de 2010 a 2014, y allí comenzó la elaboración de la novela gráfica La República de Sonora. Su obra inédita incluye cómics, teatro, novela, poesía, ensayo, cuento y crónica.

♦ 

WCFTD: Hola homs.

Carlos Mal: Tu puntualidad me llena de regocijo.

WCFTD: Raíces inglesas quizá.

Carlos Mal: Debe ser.

WCFTD: ¿Estás listo para un poco de la vieja ultraviolencia?

Carlos Mal: Sí, y un poco del adentroafuera.

WCFTD: Las preguntas son danzarinas y todas tienen un por qué, así que no os sorprendáis, ¿vale?

Carlos Mal: He visto muchas cosas en mis años.

WCFTD: ¿Quién eres?

Carlos Mal: Soy Carlos Mal, creador y presidente de El Club Chufa, dibujante de cómics, [falso] doctor en Letras, polígrafo sin publicar y Casanova de nadie.

WCFTD: ¿A qué viniste a este mundo?

Carlos Mal: A ser un ojo más en un universo que quiere verse a sí mismo, y a aprovechar eso para dibujar y escribir por el tiempo que pueda hacerlo.

WCFTD: ¿Por qué estudiaste letras?

Carlos Mal: Porque era la única carrera que me iba ayudar a escribir mejor, ya que es una carrera en la que a uno lo obligan a leer de todo. Si hubiera habido una licenciatura en cómics habría elegido esa, pero no me arrepiento de haber estudiado Letras ni por un segundo.

WCFTD: Juguemos: ¿Cuántos de 30 egresados de la licenciatura en Letras de la Unison, se vuelven escritores o continúan por el camino de la creación literaria?

Carlos Mal: Después de unos días de estar estudiando Letras (entré a la carrera a los dieciséis años) me di cuenta de que no me formarían como escritor, sino como estudioso de las Letras; fue ahí que supe que el escritor y la carrera son dos cosas separadas, así que la correlación y la causación no son aplicables.

WCFTD: ¿Te titulaste por promedio o por tesis?

Carlos Mal: Por promedio.

WCFTD: ¿Cómo sobrevive un licenciado de letras en estos tiempos?

Carlos Mal: Por lo que he visto, dedicándose a otras cosas.

WCFTD: ¿Cómo cuáles?

Carlos Mal: Yo doy clases de arte y trabajé en un call center y casi todos mis conocidos egresados trabajan en las orillas de las Letras, o muy lejos de la periferia de las letras.

WCFTD: ¿Cuál es la historia del cómic en Sonora?

Carlos Mal: Desconozco la historia del cómic sonorense, pero lo que más he visto es que artistas muy buenos de la región se van mucho al diablo de aquí y obtienen fama y reconocimiento afuera.

WCFTD: ¿Cómo quiénes?

Carlos Mal: De nombre solo recuerdo a Tony Sandoval, quien es un dios. ¡Un puto dios!

WCFTD: Jajajaa, está en Europa dibujando monstruos. Grosso modo, ¿qué es La República de Sonora?

Carlos Mal: La República de Sonora es una novela gráfica sobre un capítulo ignorado de la historia de Sonora; cuenta la verdadera historia del filibustero Gaston de Raousset – Boulbon y sus dos invasiones del territorio sonorense. Esta historia sucede en un universo alterno en el que existen habilidades paranormales, robots gigantes, magia y humanoides.

WCFTD: ¿Qué falta para que imprimas la República de Sonora?

Carlos Mal: Falta que termine de colorear la mitad de las páginas y después encontrar una forma de editarla y financiarla, es decir que una vez que termine, voy a tener 278 páginas de arte puro, sin plan comercial, pero sí quiero publicarla y que se distribuya inteligentemente. No quiero que se quede en mi cajón, quiero que todos la lean; a propósito la hice digerible y traté de hacerla entretenida, con humor, escenas de acción y referencias modernas.

WCFTD: ¿A qué sector te gustaría que llegara particularmente?

Carlos Mal: No es un cómic elitista o abstracto, el dibujo es fácil de ver y la historia es más o menos lineal; no hay que esperar de LRDS algo muy indie o artsy.

WCFTD: Ojalá vea la luz pronto. ¿Tienes terminados muchos trabajos pendientes de publicar?

Carlos Mal: En literatura sí, tengo muchas obras entre novelas, poesía, cuento, teatro y ensayo. Tengo muchos cómics terminados, pero son para mí, no los veo como publicables.

Venimos del desierto

Autor: Carlos Mal

venimos del deiserto

Autor: Carlos Mal

venimos del desierto

Autor: Carlos Mal

WCFTD: ¿Has recibido apoyo por parte de instituciones de gobierno o no lo has solicitado?

Carlos Mal: He entrado en concursos muchas veces, pero nunca gano esa lotería de Babilonia.

WCFTD: ¿A qué crees que se deba?

Carlos Mal: No descarto que sea porque no soy tan bueno como mi narcisismo me lo hace creer.

WCFTD: ¿Cuál es tu relación con las instituciones encargadas de la cultura?

Carlos Mal: No tengo gran relación con dichas instituciones, especialmente porque no he vivido mucho tiempo en México desde 2003, así que no he tenido la oportunidad de acercarme a ellos.

WCFTD: ¿Cómo te cambió el haberte ido a vivir un tiempo a París?

Carlos Mal: Me marcó en mis estándares de belleza y de tristeza; nada es más triste que abandonar París.

WCFTD: ¿Cuál era tu concepción de belleza y tristeza antes?

Carlos Mal: Me considero una persona de la persuasión cosmopolita, siempre fui un indio pretencioso que escuchaba ópera en el desierto, en una casa en una calle sin pavimento, pero nada me preparó para la belleza del Sena y la belleza de un pueblo amargo y parco como la etnia parisina; haber visto París con los ojos propios ensucia toda otra cultura, y no es porque sea superior, sino porque es un grupo humano triste, embotellado en pura hermosura, son un montón de prisioneros en una jaula de abundancia y de arte y de milenios de riqueza. Son unos necios rodeados del oro de los tiempos.

we came from the desert

Cortesía: Carlos Mal

WCFTD: ¿Cómo te recuperas de una experiencia como esa?, porque supongo que todo te parece poco después de eso.

Carlos Mal: Hermosillo es el lugar de mis padres, mi territorio de animal; eso es todo. Si mi familia estuviera en otro lugar del mundo me daría igual, no tengo un orgullo tribal por esta ciudad mal planeada y mal manejada. México, por otra parte, sí me parece especial y a veces bello.

WCFTD: ¿Qué te ata a “Hellmosillo”?

Carlos Mal: Mi familia y la costumbre, pero mi familia la disfruto mucho. La costumbre es la costumbre: no se siente. Tuve mucha suerte de tener una familia tranquila y amorosa.

WCFTD: Entiendo, es algo que se ha perdido, ¿Cómo te ha ido con la página de cómics de algrito.com?

Carlos Mal: Ha sido para mí un laboratorio, en los cuatro años que he dibujado este webcómic con la ayuda de mi amigo y colega José Carlos Soto, he aprendido mucho sobre dibujo y color digital, todo lo que aprendí en Al Grito lo utilizo en La República de Sonora. Al Grito ha sufrido un poco desde que llegué a México y comencé a trabajar 50 horas semanales. Pero esa etapa terminó y espero poder dibujar cada semana un nuevo cómic.

venimos del desierto

Autor: Carlos Mal

venimos del desierto

Autor: Carlos Mal

venimos del desierto

Autor: Carlos Mal

WCFTD: Hay muchos muy buenos ¿Qué aprendizajes o experiencias te ha dejado el Club Chufa?

Carlos Mal: El Club Chufa fue mi forma de organizar mis ideas sobre el arte, no solo la literatura; pretendíamos ser un movimiento de vanguardia y esa misma ridícula pretensión nos obligó a romper nuestros mismos moldes y a hacer cosas atrevidas y originales. La República de Sonora es reflejo de ese espíritu de romper con lo convencional; en lugar de hacer un cómic histórico fidedigno, decidí contar un montón de mentiras trenzadas con la biografía verdadera del conde De Raousset-Boulbon, sin lo que exploré durante mis años activos en el Club Chufa, La República de Sonora sería mucho más aburrida y convencional.

WCFTD: Al final de cuentas mucha de la historia que nos cuentan, son mentiras, historias “oficiales”

Carlos Mal: Sí, sí, y el revisionismo histórico ha estado teniendo un auge muy fuerte desde los ochentas, y eso siempre me ha atraído en literatura, pero no lo he visto mucho en cómic, y mucho menos en cómic mexicano. De hecho La República de Sonora es un prólogo de un proyecto mucho más ambicioso que trata de contar TODA la historia de México con superpoderes, robots, magia y humor absurdo. El proyecto se llama PEC https://www.facebook.com/PECcomic.

WCFTD: Eso estaría muy bien. ¿Cuál sienten que ha sido el mayor aporte a la cultura con el Club Chufa?

Carlos Mal: Los miembros del Club son el mayor aporte a la cultura; lo que hicimos como parte del Club nos transformó para siempre, y gracias al Club un puñado de artistas vamos a hacer las cosas de manera diferente para siempre.

venimos de l desierto

Diseño: Carlos Mal

WCFTD: ¿Sientes cierto compromiso por promover la cultura?

Carlos Mal: No. Soy artista, no promotor cultural; ese es trabajo de ellos; el mío es hacer arte. Cuando soy profesor (que lo soy) siento un compromiso por guiar a los alumnos hacia el arte, pero esa es otra faceta.

WCFTD: ¿Has tenido problemas o felicitaciones de parte del personal de El Imparcial por evidenciar sus errores ortográficos o gramaticales?

Carlos Mal: El Imparcial ha sido hermético en cuanto a “Pendejadas en El Imparcial (y otros medios)“; recibí de un redactor (estoy 90% seguro de que sé quién es) una amenaza de golpes y he sabido por terceras personas que a algunos de los empleados del periódico les gusta lo que hago y a otros les caigo muy mal.

WCFTD: A nadie le gusta que lo corrijan y menos a un sonorense.

Carlos Mal: En nuestro caso no es solo corregir: es burlarnos.

WCFTD: ¡menos! jajajaa, “de por sí”

Carlos Mal: Porque una cosa es cometer errores de vez en cuando, y otra cosa es cometer errores en serie, como si el periódico fuera una fábrica de desinformación gramatical. La burla es nuestra respuesta grosera a la grosería de no respetar al público lector.

WCFTD: Así es, ya no se esmeran en releer el contenido para buscar erratas. Se viven tiempos violentos con la ortografía y la gramática.

Carlos Mal: Siempre ha sido igual, y de hecho ahora hay más herramientas para apoyarse.

venimos del desierto

cortesía: Carlos Mal

WCFTD: Últimas tres preguntas ¿Con quién te gustaría compartir una noche, con Zizek o Lady Gaga?

Carlos Mal: Una noche de pasión erótica?

WCFTD: De todo.

Carlos Mal: Con Lady Gaga. Cero homofobia, pero así es el Mal.

WCFTD: ¿Eres feliz?

Carlos Mal: Ese es mi secreto, Capitán… Siempre estoy triste (se transforma en Hulk-Triste y golpea al Leviatán de los chitauri).

WCFTD: ¿Para qué sirve la filosofía?

Carlos Mal: La filosofía y las artes comparten una característica: no es que deban servir para algo. Son simplemente inescapables.

WCFTD: Ya para terminar, ¿Alguna pregunta que os hubiera gustado que os hiciera?

Carlos Mal: Tal vez algo sobre mis misceláneas y variadas aptitudes en el tálamo de la carne, para sembrar la semilla de la curiosidad en quienes leen y se sesgan hacia el hemisferio de Eva.

WCFTD: Entiendo, las chicas que lean esto harán todas sus preguntas en tu famoso “miércoles de preguntas” de Facebook.

Carlos Mal: Pero no, así está bien, has husmeado suficientemente bien.

WCFTD: Gracias Carlos, y que pronto quede publicada La República y todos tus proyectos pendientes.

Carlos Mal: A ti, James, siempre es bueno para mi ego este tipo de encuentros. Gracias, voy a trabajar muy duro.


Enlaces:

Club Chufa

Blog personal de Carlos Mal

Al grito

Supersiquiatra

Metahumano

Be first to comment