Literatura | Dios Mientras Tanto

Dios mientras tanto - David Cano - Venimos del desierto

Después de una larga carrera sin sentido, encontré el cielo. Ahí no se necesitan escafandras para flotar y no hay ilusiones de espejo. Nada se me negaba, felicidad pura, el “Yo” potenciado hasta el infinito. El cielo es antítesis de luz, la nada después del todo, espacio de paz antes del asedio de los signos. Cerrar y abrir los ojos no hará que te ataquen imágenes salvajes. Nada es eterno, ni siquiera en el paraíso, siempre se cumple la ley de la ruptura, irremediablemente. En el cielo me fortalecí, hasta que se hizo pequeño, ¿o yo era lo suficiente grande para habitar en él?

¡Crac!

Primero el frío, luego un impacto brillante, sigue la asfixia, y un golpe que detona mi llanto. El hambre surge, me reconozco una nada. Un cuerpo ajeno, cálido, me arropa. Duermo. Intento regresar al cielo, depositando mi fe en el acto de abrir los ojos. Vuelve el hambre, me despierta, lloro. Algo tierno en mi boca se convierte en alimento. Ahora sé que el cielo nada más puede ser visto una vez y se borra con la mecánica del tiempo.

.


David Cano es coeditor de la revista “Motociclismo Clásico México”. Ha publicado en diferentes revistas de creación literaria y periódicos, tales como: Oficio (Monterrey), Papalotzi (Guadalajara), La Cataficcia (Zacatecas) y periódicos como Campus MTY (Monterrey N.L.), el Quehacer de México (Nuevo León y Tamaulipas), Playboy México (México) y Letra Turbia (Granada, España) Revista Quira (Bogotá,Colombia).
 Colaboró como reportero en la sección Cultural del Quehacer de México y en el 2006 fue reportero en Monterrey de la revista Papalotzi. Antologado en libro de microrrelatos “Cuentos alígeros” de la Editorial Hipálage (Andalucía, España) con el cuento “Esa ya no es mi historia”. Ganador del concurso internacional de cuento breve de Latin Heritage Foundation 2011 (Washington, NJ) con el cuento “Siempre se puede dibujar un escaleno en martes”.
Supersiquiatra

Metahumano

1 Comment

  • Responder Mayo 1, 2015

    pedro

    felicidades David, eres grande mi hermano.

Leave a Reply