Rolando Lerma Jiménez, de la Cumbia & Roll a la Música Barroca

venimos del desierto

Rolando Lerma Jiménez, es compositor y guitarrista clásico. Nace en Cd. Obregón, Sonora en el verano de 1989. En 2007 se traslada a la ciudad de Chihuahua para ingresar a la Licenciatura en composición en el Conservatorio de dicha ciudad, además de complementar sus estudios con maestros como Luca Belcastro, Julio Estrada, Lupino Caballero, Victor Rasgado, Mario Lavista y Pablo Garibay. En el año 2008 se le otorga la beca Rosalva del Instituto Estudiantil del Estado de Sonora, la cual mantiene hasta la fecha. En 2010 es  galardonado por el Instituto Sonorense de Cultura con la beca “Jóvenes Creadores” a través del Fondo Estatal para la Culturas y las Artes en Sonora, con el proyecto “La Serpiente Gigante“. En 2012 es acreedor del estímulo a la creación “David Alfaro Siqueiros” del Instituto de Cultura de Chihuahua con el drama musical “La Decena Trágica” estrenada en Chihuahua el 24 de marzo de 2014. En 2013 gana la beca de Rectoría y el estímulo alimenticio de la Universidad Autónoma de Chihuahua.

Como guitarrista se desempeña en la interpretación de música de reciente creación y en la compuesta en el renacimiento y barroco. Aborda instrumentaciones y formas que albergan varios estilos. Su música se ha interpretado en México, Colombia y Alemania


 

WCFTD: Tienes alguna especie de ritual al momento de componer?

RLJ: Sí, tengo que comer bien, estar positivo, varias cajas de cigarros y un buen licor para el final de la jornada.

WCFTD: ¿Cómo podrías describir la sensación al escuchar tu pieza terminada?
RLJ: Como la de parto de un hijo. Ambos terminan siendo un ente con vida propia donde tus decisiones ya no ejercen nada sobre ellos.

WCFTD: ¿Hay muchos músicos que sólo se quedan con la interpretación, ¿crees que también es importante ser creadores de música y no sólo interpretes?
RLJ: Cada persona tiene habilidades y debilidades. No se puede obligar a nadie para que haga algo que no le gusta. Incluso hay músicos que no componen ni interpretan pero que están especializados en la investigación y vaya que pueden cambiarnos la idea de muchas cosas a los músicos en general.

WCFTD: ¿Crees que es muy necesario el estudio formal de la música para ser buen músico?
RLJ: Claro pero no necesariamente es una regla. Conozco personas que nunca han estudiado y son una maravilla como artistas y también sé de muchos que si lo hacen y ni si quiera tienen interés en la música. ¡Haaa! ¡Pero cómo son buenos para impedir el desarrollo de los que si estudian!

WCFTD: Exacto, siempre he creído que los artistas son una comunidad, representantes de la sociedad. ¿A qué se debe la envidia o los celos unos con otros?
RLJ: Muchas veces por la falta de comprensión o de comunicación. He visto como los que critican a la composición son los mismos compositores y en general se aplica a toda las ramas del arte. Creo que siempre opinamos a como nosotros haríamos eso que criticamos. Pero eso es demasiado egocéntrico y con un -no me gusta- sería demasiado. Hace poco escuché a un violinista decir ” desde 1890″ no se ha compuesto nada bueno”, me quedé atónito y me guardé la opinión porque sé que hay demasiada música genial en todas las épocas.

WCFTD: ¿Notas alguna diferencia en cuanto al apoyo cultural en Chihuahua en comparación de Cd. Obregón?
RLJ: Demasiada. Aquí en Chihuahua me puedo dar el lujo de tocar música del renacimiento y barroco en cafés o incluso en la calle. En cuestión del Gobierno la situación entre ambos estados es muy parecida hasta es más complicado ganar apoyos pues hay más artistas. Además algunos dirigentes de las instituciones encargadas, son totalmente ajenos al arte y piensan erróneamente por no decirlo más feo.

WCFTD: Entonces, ¿tiene mucho que ver la ideología de las personas?
RLJ: Sí.

WCFTD: ¿Cuál crees que sería la mejor manera de sensibilizar a la sociedad?
RLJ: Compartir los conocimientos y difundirlos de manera clara y fácil de entender. Debemos de destruir el dogma de “es demasiado complicado para los ignorantes“. Y vaya que es complicada esta música pero nosotros (los artistas en general) debemos tener la capacidad de hacerlo y vaya qué es hermoso cuando te dicen “¡conozco a Bach porque busqué su música después de tu concierto”!

WCFTD: ¿Cuál es el máximo honor al que tu música puede aspirar?
RLJ: Ser escuchada.

WCFTD: ¿Qué sentimientos te interesa provocar en las personas que escuchan tu música?
RLJ: En estos momentos me interesa el sentimiento de miedo, angustia, dolor y esos tabúes como el sentimiento de venganza y odio. Estoy harto de la felicidad y depresión intrínseca dentro de la música. Mis últimas piezas tratan de eso.

WCFTD: ¿Cuáles son los sucios detalles de cumbia & roll?, ¿qué historia hay detrás de esa extraña pieza?
RLJ: Estaba totalmente desocupado y un compañero me dijo “deja de tirar hueva y ponte hacer algo” y salió eso. Es una mezcla de colores, estilos y ritmos ajenos entré sí.

WCFTD: Estuve escuchando tu composición “La Decena Trágica”, cuéntanos un poco sobre la fuente de inspiración de esta pieza y la finalidad de la narración en ella.
RLJ: Es una pieza que tardé más del año en crear. La inspiración fue el suceso histórico homónimo. La finalidad fue qué la historia de México siempre ha sido mal contada y pésimamente comprendida. En ese drama musical narró los hechos y al final doy mi punto de vista totalmente pesimista. En México la democracia es ficticia, no existe. Tuve miedo a la censura, pero no ha pasado nada.

WCFTD: Quitándole las partes donde el narrador interviene, podría encajar muy bien en películas mexicanas de terror viejitas como las de Carlos Enrique Taboada y otras, ¿la música tiene ese poder de capturar el tiempo?
RLJ: No fue mi intención, pero cada quién piensa lo que quiere. Eso es lo hermoso del arte.

WCFTD: ¿A qué le atribuyes que casi no seas conocido en Cd. Obregón?
RLJ: No tengo tiempo para hacer publicidad y menos para organizar conciertos. Y los managers son bien rateros.

WCFTD: ¿Qué correlación crees que haya entre la falta de educación artística en las escuelas públicas y el crimen?
RLJ: Es un tema muy amplio. En Chihuahua existe una fundación que da educación musical gratuita a niños de escasos recursos. Les presta instrumentos, forma orquesta ¡y nos da trabajo a los músicos! Pero no es del Gobierno, los fondos provienen de personas que tienen la capacidad y el gusto por ayudar. Es preferible que ésos niños tengan un trombón en la mano que un arma, además que la música otorga disciplina y trabajo en equipo. ¡Es hermoso ver a niños tocar Vivaldi o Beethoven!, es donde me pongo a pensar que tengo la función de poder cambiar a la sociedad.

WCFTD: Es muy grande lo que puede causar el arte y es maravilloso que pienses en utilizar su poder en una situación tan delicada. La música de nuestro tiempo es muy distinta a épocas anteriores, ¿cuál crees que es la raíz de que ahora algunos compositores utilizan objetos como licuadoras, radios, tazas de baño o incluso popotes como instrumentos?

RLJ: Creo que a raíz es el cambio del estilo de vida de la sociedad. Josquin dez Prez se despertaba y lo primero que escuchaba era el sonido de las aves y de los árboles. Ahora te despiertas y escuchas el estruendo de los carros, a vendedores, policías y balazos. ¿Cómo no entender ese cambio?

WCFTD: Muy bien Rolando ya terminamos, fue un placer haberte entrevistado y conocer a la persona detrás de esas ideas, ¡muchas gracias!

RLJ: Gracias, ¡un saludo!

Escuchar su música


Por: Sarai Castro Cota

Estudiante de EE y Maestra de Música

Be first to comment