Limonada Sedante

Hipnagogia es el lapso que hay entre la vigilia y el sueño, es ese momento en que se presentan pesadillas y que en ciertas ocasiones algunas personas, percibimos esa conocida sensación como que vamos a caernos, o que estamos sedados, o también es el momento en que podemos tener experiencias paranormales como el desdoblamiento y viajes astrales.

Es una etapa muy poética por que es la frontera del mundo real y el de los sueños, donde sólo una delgada línea divide lo que existe y lo que se imagina y se puede ver y sentir cómo desaparecen momentáneamente las leyes físicas y lógicas y uno despierta preguntándose: ¿Lo viví o lo soñé?

Fue en esa etapa donde surgió el siguiente texto por los ojos en forma de humo:

Tenía mucho calor y bebí limonada sedante… Abandoné mi cuerpo

A veces cuando llueve puedo verla en el cosmos,
en el destello de los rayos que cosquillean el cielo
en las transparentes gotas en forma de corazón
que se suicidan por el amor que todolopuede y lo que no lo odia.
En las nubes oscuras y maternales,
en el mórbido viento estelar de las noches terroríficas.

Puedo comprender completamente que ella,
por los ángeles conocida,
está cada vez mas cerca de mi y de mis insomnios, como esta sábana que me envuelve,
los fantasmas de las casas de las orillas de los cementerios
y la luz del refrigerador a media noche.

Siento como se enrarece el ambiente en los momentos de incertidumbre
y las palabras coaxiales del mudo silencio atraviesan la sombría comarca con un sentimiento
del ¿quésucederá en el éter eterno?.
Mas la desventura tiene una final y el final un espectador
y como en los cuentos de hadas el árbol habla y las doncellas tienen lenguas dulces
aún palpita en la orilla del río recién llovido de mi
todointerno
la bendita intuición de que la vida a veces es consciente
de las súplicas mas eufóricas por la salvación
deltodoamor
y la completidad del somosuno y vivireporti per secula secularum,
obligando al mundo a conceder deseos que lo salven de la desesperanza.

Los seres terrestres miran al cielo, aman el cielo
y quieren ver mas lejos, cada vez mas lejos
pero nuestros ojos tienen limites telescópicos
nuestras manos tienen limites espaciales
pero qué podría decir de nuestros sueños?,
esos no tienen bordes y nos hacen creer y esperar y nos dicen vamos!
nos dicen precaución, precaución,
y el tiempo que a todos se come
nos empuja al precipicio y nosotros danzamos con su música
algunos no quieren bailar y se quedan estáticos, se convierten en piedras ovíparas,
y cuando la canción se termina la luz se apaga y te preguntas
¿por qué no bailé más?.

El trance pasó…
y ella aun no está.

.

Nota: Este escrito tienes palabras unidas e inventadas a propósito. Se recomienda discreción.

 

Por: Supersiquiatra

Supersiquiatra

Metahumano

Be first to comment